Beautytip: Identifica e interpreta los ingredientes de tu champú 4/4. Otros ingredientes cosméticos

En los posts anteriores hemos hablado sobre los principales ingredientes de los productos cosméticos capìlares, pero existen muchos otros, que tienen que ver con la apariencia física del mismo como los emulsionantes, colorantes, perfumes, espesantes y diluyentes. Dentro de estas categorías se encuentran centenares de ingredientes, y aunque no podemos mencionarlos todos, sí podemos haceros un breve resumen de para que sirven, que tipos hay  y cuales son los que más se usan.

Diluyentes

Es el principal ingrediente de tus champús. Aparecen prácticamente en todas las emulsiones, generalmente es agua destilada, pero también se pueden añadir hidrolatos de plantas ya que presentan las moléculas de la fase hidrosoluble que se transfieren en la destilación de las mismas.

Emulsionantes

El objetivo de un emulsionante es formar una mezcla homogénea y evitar la separación de las fases hidrosolubles y liposolubles. Los más usados son los alcoholes cetílico y cetearílico, las ceras emulsionantes, la lecitina de soja, la lanolina, el gliceril oleato, cetearyl olivate y similares.

Gelificantes y espesantes

Los gelificantes y espesantes son los que le dan la textura deseada a una emulsión, ya que al ser mayormente agua, tendrían consistencia líquida si no se les añade algún ingrediente que modifique la densidad y la viscosidad.

Los más usados son las gomas (goma guar, xantana, arábiga) la pectina, el agar agar, los alginatos y el carbopol 940 (este último es un polímero acrílico)

Aromas

El olor es una de las características que más se valora a primera vista de un producto cosmético, y por lo tanto se suelen añadir ingredientes que aporten un aroma que sea agradable durante su uso (también para enmascarar posibles olores no tan agradables derivados de alguno de los ingredientes). Los ingredientes que modifican el aroma se pueden clasificar principalmente en dos categorías: los aceites esenciales y los perfumes.

  • Aceites esenciales: Son la fracción líquida volátil de las plantas (generalmente por destilación con arrastre mediante vapor de agua) que contienen los compuestos causantes del olor y de otras características (antiinflamatorias, antimicrobianas, relajantes...).

    Por ello, hay que tener en cuenta, que al añadir un aceite esencial, no se está añadiendo únicamente un aroma, si no que también se añaden el resto de propiedades del mismo.  En consecuencia, los aceites esenciales son mucho más caros que los perfumes sintéticos y eso es un factor limitante de su uso, y además, algunos aceites esenciales contienen alérgenos, que pueden causar alergias cutáneas en personas con mucha sensibilidad. También es importante tener en cuenta que los aceites esenciales son ingredientes "vivos" y que su composición exacta no es siempre idéntica y por lo tanto dependiendo de la cosecha, de la zona de la cual se ha obtenido o de otros factores las propiedades del mismo e incluso su color pueden variar de un lote a otro.

  • Perfumes sintéticos: Son aquellos cuyo objetivo es únicamente aportar olor, y de hecho en algunos casos se usan moléculas presentes en los aceites esenciales como el eugenol o el limonene pero procedentes de la síntesis química. Las moléculas aisladas sintéticamente suelen ser más alérgenas que el aceite esencial completo. Estos últmos compensan y equilibran sus efectos entre sus distintos componentes.

Colorantes

Para dar un aspecto más vistoso a las cremas, jabones, etc. se suelen usar colorantes y pigmentos. La principal diferencia entre ambos es que los colorantes sintéticos son solubles en el medio en el que se usan ( ya sean hidrosolubles o liposolubles) y los pigmentos no y por lo tanto aportan color por dispersión.

Hay muchísimos posibles orígenes para colorantes y pigmentos. Los colores naturales son restringidos y sensibles a las condiciones ambientales o del entorno. La gama no es muy amplia:  verdes aquellos ricos en clorofila como la clorella o la espirulina, naranjas o amarillos los que contienen betacarotenos como la zanahoria, la cúrcuma o el achiote, azulados, violáceos o rojizos aquellos ricos en antocioanos como el hibiscus,  betalaína en  la remolacha también minerales como el óxido de zinc, de titanio o de hierro.

Por contra, las moléculas sintetizadas in vitro  aportan otros colores más vistosos y perdurables en el tiempo.

Los colorantes se identifican según el “Color Index” o CI seguidos de un número que determina el color exacto dentro de la paleta.

Nuestro consejo es que es mucho mejor utilizar colorantes naturales siendo conscientes de sus posibles cambios y limitaciones. Colores muy vivos  y llamativos habitualmente implican colorantes químicos.

Esperamos que estos consejos hayan sido de utilidad.

Si quieres conocer nuestra línea capilar elaborada con productos ecológicos sin conservantes puedes hacer click aquí.

 

 

Deja un comentario

Categorías