BeautyTip: Identifica e interpreta los ingredientes de tu champú 2/4. Los Acondicionadores.

Sabemos que no es fácil interpretar las listas de ingredientes de los productos capilares, y tal y como os comentamos en el Beautytip anterior,  vamos a retomar estas guías para entender los principales ingredientes de los productos capilares.

Los Acondicionadores

Los agentes acondicionadores son una parte fundamental en cualquier rutina capilar. Estos compuestos alteran la estructura de nuestro cabello para mejorar sus características como el brillo y la suavidad a la vez que mejoran su resistencia y lo protegen de los factores externos que lo pueden dañar (radiación UV, viento, frío...).

En general suelen ser productos de base acuosa (aunque también los hay en formato Sérum-oil) y con un pH ligeramente ácido.

Los agentes acondicionadores se clasifican principalmente en los siguientes tipos:

  • Tensioactivos catiónicos: Son un tipo de tensioactivos que se fijan en el cabello neutralizando las cargar negativas y reengrasando las fibras, pero suelen ser irritantes. Algunos ejemplos son: Cetrimonium chloride y los Quaterniums ( como el Quaternium-52).
  • Polímeros acrílicos y Siliconas: Forman una película sobre las fibras capilares que permaneces hasta el siguiente lavado. Crean una falsa apariencia de brillo y suavidad, ya que lo que vemos brillante realmente no es la fibra capilar en sí sino la película que hay a su alrededor. Tienden a acumularse en el cabello y apelmazarlo, además imposibilitan el paso de otros nutrientes al interior de las fibras capilares y el cuero cabelludo. Algunos ejemplos son los Polyquaterniums y los ingredientes acabados en -methicone, -methiconol, -siloxysilicate y -siloxane.
  • Compuestos grasos: Lubrican y suavizan la fibra capilar. Antiguamente el acondicionador más común en cada territorio era el aceite más típico de la zona. En España el aceite de oliva, en zonas tropicales el aceite de coco, en África del oeste la Manteca de Karité... Actualmente en muchos casos se han substituido por aceites minerales ( derivados petroquímicos)
  • Agentes humectantes: Ayudan a mantener la hidratación en las fibras del cabello, algunos ejemplos naturales son la glicerina y la inulina.
  • Ácidos orgánicos débiles: Es muy común usar vinagre, zumo de limón o similares en el último aclarado ya que el pH ácido provoca que las escamas de la cutícula se contraigan dando así una sensación de brillo y suavidad.
  • Hidrolizados de proteínas: Son sustancias que pueden tener tanto origen animal como vegetal ( proteína del gérmen de trigo por ejemplo o proteínas de la leche) y que tienen gran afinidad por las fibras capilares y se unen creando enlaces covalentes a las proteínas del cabello.

En resumen, con cualquier producto cosmético (pero sobre todo a nivel capilar), es importante revisar las etiquetas en busca de polímeros acrílicos y siliconas, especialmente si  nuestra idea es usar producto ecológico, ya que si usamos un producto con siliconas o similares en nuestra rutina, interferirá con el resto y notaremos el pelo sucio o estropeado en consecuencia.

Nuestra recomendación es escoger cosmética ecológica certificada puesto que nos ofrece la garantía de no se incluyen petroquímicos, nanopartículas, organismos modificados genéticamente, experimentados en animales o agresivos con el medioambiente o las personas.

Haz click aquí si quieres conocer más sobre la gama capilar de Maison Karité con ingredientes ecológicos , sin conservantes ni aditivos químicos.

 

 

Deja un comentario

Categorías